El cocullu y el sapo

Informante/procedencia: José Miguel Valdivia Bernal, Cuba.

Introducción/información previa: José Miguel recuerda que este cuento se lo oyó a su madre.


Dice que en el brocal de un pozo se posó una luciérnaga, que en Cuba se llama cocullu, y en el fondo del pozo había un sapo. Y el sapo le dijo:
–  Acércate cocullu que quiero ver tu luz de cerca.
El cocullu se acercó un poco más sobre el brocal. Y le dijo:
– Acércate más que tu luz me gusta, tu luz me hechiza. Quiero verla más de cerca.
Y el cocullu se acercó un poco más. Le dijo:
–  Acércate más cucullu, acércate más, lo más que puedas que quiero ver tu luz lo más cerca que pueda ser.
Y el cucullu se acercó más, se acercó más y cuando estaba casi al lado del sapo, el sapo, “¡bram!”, se lo comió.
Moraleja: Si tienes luz propia cuídate de los sapos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s