El gallego y la décima

Informante/procedencia: José Miguel Valdivia Bernal, Cuba.


En Cuba los cubanos se burlaban, se burlaban de los gallegos. Por brutos, por el choteo cubano. Por bruto, por bestiapata, por alpargata, por tacaño, por rácano, cuando se bañaba… Eso forma parte del folcklore del… de graceo popular cubano. Ridiculizar así a los gallegos. A todos los españoles les dicen gallegos.
Y dice que a una fiesta llegó un gallego, que esto es el cuento irreal, y cuando… todo el mundo:
– ¡Canta, gallego!
Claro, la gracia del gallego.
¡Gallego, canta! Canta una décima. -Una décima o una espinela.-  Canta, gallego. Canta una décima.
– No, no. Yo no canto.
Pues canta gallego. ¡Que cantes!
– ¡Qué yo no canto!
Bueno, ya tanto dieron que el gallego se inspiró y cantó una décima.
Que la décima en Cuba tiene mucha… está muy enraizada, muy… una gran tradición.
Y el gallego cantó una décima ridícula, mal… muy mal cantada. Y cuando acabó dijo:
– ¡Servido, señores!
Y entonces en Cuba mucha gente dice eso, “Servido, señores”, como ya cumplí, ya hice mi servicio.
Esta expresión se utiliza a veces cuando se acaban los cuentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s