El Pombero y la familia de Normita

Informante/procedencia:  Javier Hernández, Argentina.

Introducción/información previa: Javier explica que el Pombero es una versión cuaraní de un duende. En cuaraní se llama KARAI PYHAR, muy peludo, bajito y de piernas cortas. Tiene los pies al revés para despistar al que siga sus huellas. En realidad siempre busca un poco de tabaco y caña (aguardiente). Tiene la habilidad de transformase en otro animal o, incluso, cosa. Por ejemplo, dicen que el Pombero es el que canta como una chicharra en las horas de la siesta o el que te silva en la selva para alejarte de animales peligrosos.

Es un personaje típico de una zona limítrofe de Brasil y Paraguay. Hace mucho calor y la hora de la siesta es una hora de mucha fantasía, la gente se guarda por el calor y hay muchos mitos sobre peligros de la hora de la siesta y muchos personajes que andan fuera de las casas a esas horas.

Donde viven las familias de pescadores en las islas del Paraná, el río que divide Misiones corrientes de Brasil y Paraguay proveniente del Amazonas, se dan unos ciclos de inundaciones muy potentes, porque el Paraná es un río que tiene muchísimo caudal. Entonces llega un momento que inunda todo y la gente si no se pone a salvo a tiempo lo pasa mal, pierde todo. En la zona donde él vivía tenía dos kilómetros de ancho.


Le atribuyen al Pombero un hecho bueno que era que a una familia de pescadores, la familia de Normita, un día le desaparecieron los hijos. No los encontraba por ningún lado. En esa madrugada se sobrevino la inundación y la casa se quedó… se perdieron animales… Se murieron todos los animales que tenían: los cerdos, las vacas… Y claro, ella pasó muchísima angustia porque además no tenía a sus hijos. Cuando bajaron las aguas, que ella empezó a recuperar poco a poco las cosas de su casa aparecieron sus dos hijos en una de las habitaciones de la casa.
El Pombero se había llevado a estos niños para salvarles de la inundación y luego se los devolvió.
Entonces el abuelo de la casa le dijo a Normita que había que gratificar al Pombero y que había que ponerle un poco de tabaco y una copa con caña en gratificación. Y Normita hizo eso y, efectivamente, a la mañana siguiente no estaban ni el tabaco, ni la caña (aguardiente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s