La ardilla y el conejo

Informante/procedencia: Allawourou Balde, Guinea Conakri.

Introducción/información previa: Cuento tradicional guineano en pular.


Érase una vez una ardilla que vivía en lo alto de los árboles y que todos los días iba saltando de árbol en árbol hasta llegar al campo que ella misma cultivaba.
Cuando llegó el tiempo de la recolección, el conejo hizo un camino desde su madriguera hasta llegar al campo de la ardilla. Y al día siguiente el conejo fue a hablar con el alcalde del pueblo para decirle que la ardilla quería quitarle su campo.
Entonces el alcalde hizo que fueran a juzgar a la ardilla y al conejo. Los jueces le pidieron al conejo que presentara las pruebas que demostraran que el campo era suyo. El conejo dijo:
–    Este es el camino que va desde mi madriguera hasta el campo.
Tanto los jueces como el conejo recorrieron todo el camino que conducía al campo.
Después los jueces también pidieron a la ardilla que demostrara que el campo era de ella. La ardilla dijo:
–    Todos los días voy de árbol en árbol desde mi casa hasta llegar a mi campo.
Entonces los jueces decidieron que la ardilla estaba mintiendo y le dieron el campo al conejo.
Pasado un año, un viernes, el día de la oración, la ardilla se cubrió todo el cuerpo de miel, y se echó por encima de la miel una gran cantidad de ceniza. Además, se puso en la cabeza mucho algodón. Con ese aspecto se fue a la puerta de la mezquita y se quedó tumbada esperando a que salieran de rezar.
Cuando la gente salió de la mezquita todos se preguntaban qué era aquello, pero ninguno lo sabía. Así que decidieron llamar al conejo para preguntarle qué era aquello, puesto que él era el más listo.
El conejo al llegar miró durante mucho rato a la ardilla disfrazada, y dijo:
–    Yo soy muy listo, tanto que pude engañar a la ardilla para quitarle su campo. Pero a pesar de eso no tengo ni idea de qué animal es este.
Al escuchar esto la ardilla se abalanzó sobre el conejo para darle un cachete y dijo:
–    ¡Ya habéis escuchado que me quitó mi campo! ¡Yo tenía razón!
Visto el engaño los jueces hicieron que el conejo le pagara a la ardilla el uso del campo de todo ese año que había pasado y que le devolviera el campo.
Moraleja: Por muy listo que seas, algún día te encontrarás con alguien que lo sea todavía más.

Anuncios

2 pensamientos en “La ardilla y el conejo

  1. Seria bueno que se vea también en Pular, pero como esta recopilando los cuentos a nivel internacional , esta bien! Si necesita mas, puedemos ofrecerte.

    • Muchas gracias, Balde. Sí que estaría bien poder ver el texto en lengua original pero consideramos que era demasiado complicado precisamente por la cantidad de idiomas que aparecen en el proyecto. Estaría encantada de volver a quedar contigo y de poder recoger más cuentos de Guinea Conakri.
      Un cariñoso saludo
      Sandra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s