La boda de la pulga y el piojo

Informante/procedencia: Tibisay García Chacón, Venezuela.

Introducción/información previa: Tibisay recuerda este cuento popular venezolano de su infancia. En Venezuela además se puede escuchar musicado. Uno de los grupos más famosos que lo canta es Serenata Guayanesa.


La pulga y el piojo se quieren casar
pero no se casan por falta de pan.
Respondió el Gorgojo desde su trigal:
“Hágase la boda que yo doy el pan”.
Ya no es por el pan, que ya lo tenemos,
ahora es quien baile, ¿dónde lo hallaremos?
Respondió la Vaca desde su corral:
“Mmmm, hágase la boda, que yo iré a bailar”.
Ya no es por el baile, que ya lo tenemos,
ahora es quien cante, ¿dónde lo hallaremos?
Respondió la Rana desde el platanal:
“Croa, croa. Hágase la boda que yo iré a cantar”.
Ya no es por el canto, que ya lo tenemos,
ahora es quien coma, ¿dónde lo hallaremos?
Exclamó el zamuro(1), que buen paladar:
“Je, je, hágase la boda que yo iré a almorzar”.
Ya no es quien almuerce, que ya lo tenemos,
falta quien trabaje, ¿dónde lo hallaremos?
Saltó la Pereza(2) del algarrobal:
“Hágase la boda, que yo iré a trabajar”.
Ya no es quien trabaje, que ya lo tenemos,
ahora es la luz, ¿dónde la hallaremos?
Respondió el Cocuyo(3) desde el Chamizal:
“Hágase la boda, que yo iré a alumbrar”.
Ya no es por la luz, que ya la tenemos,
ahora es el perfume, ¿dónde lo hallaremos?
Salió el Mapurite(4) desde el matorral:
“Hágase la boda que yo iré a perfumar”.
Ya no es el perfume, que ya lo tenemos,
ahora es el Padrino, ¿dónde lo hallaremos?
Grito el Ratoncito: “¡Me importa un comino!
Bueno, si encierran la Gata, yo soy el Padrino”.
Ya no es el Padrino, que ya lo tenemos,
Ahora es la Madrina, ¿dónde la hallaremos?
Respondió la Gata desde la cocina:
“Hágase la boda, yo soy la Madrina”.
Todos se durmieron por el ron y el vino,
Entonces la Gata, “¡Miaaauuu!”
¡Se comió al padrino!

1. Aves carroñeras conocidas como Buitres americanos o Buitres del Nuevo Mundo
2. Oso perezoso
3. Luciérnaga
4. Familia de la Mofetas

Anuncios

El castillo de Chuchurumbel

Informante/procedencia:  Rocío Bellot Torres, México.


Este es el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel y este es el ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Este es el gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y este es el perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Este es el palo que le pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y este es el fuego que quemó el palo que pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y esta es el agua que apagó el fuego que quemó el palo que le pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y esta es la vaca que se bebió el agua que apagó el fuego que quemó el palo que le pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y esta es la leche que dio la vaca que se bebió el agua que apagó el fuego que quemó el palo que le pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.
Y este es el niño que se tomó la leche que dio la vaca que se bebió el agua que apagó el fuego que quemó el palo que le pegó al perro que se comió al gato que se comió al ratón que se comió el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.